Cosas Que Dije Que No Haría

Hola,


Hoy les vengo a contar sobre algo que a todas nos pasa y aún mas cuándo somos primerizas. Todas estamos navegando en este mar de la maternidad y una se topa con todo tipo de personas y personajes. Lo peor de todo es que de el 100% que te da un consejo, el 90% no se lo pides y el 85% pretende imponer sus ideales en tu crianza. Wow, wait, what? Si! Lamentablemente vivimos en una sociedad donde muchos opinan pero pocos o ninguno te ayudan o aportan algo positivo para tu vida.

Todo comienza cuándo te enteras que estás embarazada. Llega ésta única amiga que es mucho mas joven que tu pero prácticamente tiene casi un “Kinder”, le comentas que estas en gestación y lo primero que te dice es: “Te vas a aborrecer de la barriga.” ¡Wow! Que alentador. Pero ese no es el tema que quiero tocar hoy; pero es parte de este proceso. Mientras estas embarazada piensas en cosas sobre el parto, la crianza, que hacer, que no hacer, cómo debes prepararte para todo, etcétera. Aquí les dejo una lista mía, muy personal de las cosas que dije que no haría con mi bebé durante sus primeros seis meses de vida y terminé haciéndolas.

  1. Colecho: Esto me dan ganas de reír, por la sencilla razón, que me acuerdo ahora todo lo que yo pensaba del colecho y todo lo que yo decía del mismo. En mi casa mis padres practicaron colecho conmigo hasta los doce años, a los doce añitos fué que yo tomé la decisión de irme a mi cuarto solita, no tengo hermanos así que ya sabrán. Una vez vi una publicación sobre el colecho y mi respuesta fué: “Negativo, mi hija no va a dormir en la cama matrimonial. La cama matrimonial se respeta, ella va a dormir al lado de mi cama en el playyard”, una amiga mía me comentó: “Deja que nazca que ellos brincan solos a la cama.” A lo que yo respondo: “Negativo, mi hija no va para la cama matrimonial.” Adivinen que, mi hija no brincó para la cama matrimonial, yo la metí solita. Mi esposo y yo compramos un nuevo “mattress” king y practicamos colecho hace aproximadamente tres meses y el “playyard” está fuera de el cuarto. Tanto mi esposo y yo estamos de acuerdo en no querer sacar a nuestra chiquita de nuestra cama ya que ambas dormimos más y el apego es hermoso.
  2. Lactancia: Tengo una amiga nutricionista, su especialidad es mayormente con mamitas embarazadas e infantes. Tan pronto supo que sería madre lo primero que me preguntó fué: ¿Vas a lactar, verdad?. Mi contestación fué: ¡No! Así pasé todo mi embarazo y me molestaba cada vez que alguien venía con el mismo cuento de la lactancia. Siempre que alguien me hablaba de ello en mi mente solo decía: “Tinis qui lictir, is buini piri ti silid y il binistir dil bibi.” En serio, me daba harto coraje. Cuándo di a luz la cosa cambió, ahora siete meses después de parir quién me despega a mi chiquita, ¡NADIE!. Ahora motivo a otras mamitas a lactar. ¡Que Ironía!
  3. Alimentación: A decir verdad cada mamita hace por sus bebés lo que está a su alcance y más. Siempre queremos lo mejor para nuestros retoños pero en mi caso, ignorante al fin, cada vez que alguien me hablaba de comida orgánica eso era como si me echaran un balde de agua fría. Ahora mi princesa comenzó con la introducción de sólidos y ya estoy pensando en crear un huerto casero, si, así como lo leen.
  4. Trabajo: Cuándo salí embarazada hacía dos meses que me había quedado sin empleo. Siempre pensaba salir rápido de la barriga para comenzar a trabajar, amo lo que estudié y aún mas poder ejercerlo. A pesar que dije que quería criar y cuidar a mi bebé hasta que entrara a la escuelita, siempre me ha gustado trabajar y depender de mi pero una vez nació mi princesa es como algo difícil e imposible para mi dejarla en casa y yo salir. Mi princesa ya tiene siete meses y he salido sin ella dos veces y por emergencia. Mi chiquita no se queda con nadie, me la quiero disfrutar hasta lo último y ver todas las cosas que aprende. Como ya sabrán soy una “stay at home mom”.

Mamitas estás son algunas de las cositas a las cuáles dije que no haría pero como pueden ver terminé haciéndolas todas. Todas y cada una me brinda un regocijo diferente pero satisfactorio.

Cuéntame, ¿Cuáles fueron las cosas que negabas hacer y terminaste haciéndolas?

¡Las Leo!

-Christ Bermúdez-Boyer

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.