Mi Vida Caótica Luego De Ser Mamá

Aún no le he cogido el piso a esto de ser madre, esposa, ama de casa y sacar tiempo para mi. Mi hija tiene cuatro meses de nacida y aún tengo un desastre en mi hogar. Cuándo llegó la energía eléctrica a mi hogar luego de casi tres meses, tuve que darle un “reset” a todo lo que hacía, mientras no tenía luz a duras penas estaba en mi casa, le huía al calor de cualquier manera así que para los efectos jamás hacía algo en el hogar, esa rutina cambió cuando con la llegada de la luz. Que difícil se me ha hecho, aprovecho cuando Pelusa duerme para hacer una que otra cosa o como la mayoría de las veces, ella toma su siesta y yo la acompaño cuando me percato son las 2 de la tarde ella se despierta, le doy su teti y la ubico a ella en el “pack and play” a lo que trato de cocinar. Muchas veces cuando mi esposo llega la comida aún no está lista pero el es comprensible. Muchas cosas se me olvidan, desde que mi niña nació siempre se me olvidan las llaves de la casa, dejo el celular botado en todos lados (cosa que jamás me sucedía), incluso he dejado la estufa prendida. En menos nada pasé de ser la hija única a la cuál le hacían todo a ser esposa y luego ser madre de una personita a la cuál tengo que hacerle todo por su corta edad y no les niego muchas veces me pierdo y no me encuentro. Siempre soñé con ser madre pero jamás me imaginé que mi bebita demandara tanto de mi. Todos nuestros hijos son personitas completamente dependientes de nosotros, al igual que yo lo fuí de mis padres pero a ellos se les pasó la mano un poco y ahora estoy pagando las consecuencias. El no saber distribuir el tiempo sabiamente, dejar cosas para lo último por que se me olvidan, sentirme que hago mucho y no veo resultados pero sé que estoy dentro de una etapa de adaptación, el primer año de ser madres es el mas difícil, nuestros bebés cambian de horarios del sueño muchas veces.

Durante esta etapa muchas cosas en nosotras cambia y sobretodo la difícil tarea de ajustarnos y de aceptar los estragos físicos, hormonales y emocionales que un embarazo puede dejar. Siempre recordemos que todo es pasajero, todo son etapas y que tenemos que disfrutarla por que es solo una vez en la vida, sin importar cuantos hijos tengas, cada embarazo es distinto, cada etapa y cada bebito es diferente. Ahora mismo estoy escribiendo todo esto con mi hija acostada en la cama mientras ella está en su teti favorita, ya me ha dado como cuatro estirones en el pezón por que ella quiere estar pendiente a todo, lactar y también jugar. Cada vez que escribo una nueva entrada me tardo casi una semana y hago un sinnúmero de pausas. Esto no es tarea fácil pero la satisfacción que deja es grande, el poder compartir con ustedes un poco de mis días junto a mi bebita y servirles a ustedes de ejemplo demostrando de manera cruda como la maternidad ha impactado mi vida. Ser madre no es un cuento de adas, ni la lactancia es color de rosa; cuándo no tenemos quién nos apoye muchas cosas se vuelven complicadas pero eso te enseña lo fuerte que eres como madre y sobretodo a confiar en ti y en tu instinto.

-Christ Bermúdez-Boyer

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.