Casi Tres Años Dando Teta

En celebración de la Semana de la Lactancia Materna


Así como leen, llevo dos años y nueve meses amamantando a mi pequeña. Aún recuerdo cuándo salí embarazada y mi negativa en lactar, pues no, no quería lactar a mi hija (conoce el por que, aquí te dejo el enlace), de cierta manera entre sueños durante la última semana de mi embarazo y el paso de Huracán María me hicieron pensar, debía lactar. No tuve guías o ninguna información sobre lactancia, solo algunos vídeos que había visto por YouTube en esas noches de desvelos cuándo Jae-In estaba en mi barriga.

Cuándo Jae nació en ese mismo instante quise lactar, y yo estaba segura de ser una experta por lo que había visto pero cuándo la pegué por primera vez, los videos no habían servido de nada, me destrozó los pezones, Jae no tuvo buen agarre al principió y estuvo 4 horas pegada lactando sin parar y no es para menos, yo la pegué mal. Luché con un pezón invertido, Jae con una boca muy pequeña y el frenillo del labio superior muy prominente, según yo tenía todos los factores para quitarme por que sentía que era mucho. Estuve dos meses lactando con dolor, hasta que conocí un angel, una líder de La Liga de La Leche en Puerto Rico, me enseñó como pegar correctamente a mi pequeña, cosa que nadie, ni siquiera una enfermera (especializada en lactancia) en el hospital me había enseñado. Jae aumentó de peso rápidamente y desde ese día no hemos parado. Casi tres años después continuamos lactando, de los cuáles dos estuve a tiempo completo cuidado de Jae y la lactancia fué a todo momento, este último año, comencé a trabajar y aunque las tomas han reducido de cantidad seguimos en la mañana, tan pronto llego del trabajo y por las noches, los días que tengo libres Jae se pega cuántas veces ella desee.
No les niego la lactancia es bien fuerte pero es posible, la lactancia materna no es para toda mamá, muchas pueden lactar y otras no, ya sea por condiciones de salud u otros factores.

Durante mi proceso de lactancia he pasado por muchas cosas, desde pezones lacerados, crisis de crecimiento, mastitis, perlas de leches, pequeñas mordidas cuándo salen dientes hasta mordidas moderadas cuándo la bendición se ha quedado dormida y no, no me quito y por ahora no pienso quitarme. Sigo dándole a mi pequeña lo mejor de mi, no tan solo es dar leche humana, paso anticuerpos, vitaminas y minerales, es amor, es crianza pero sobretodo apego, esa conexión única.

Si, he recibido críticas y comentarios en que ya debo dejar de lactar pero esa es una decisión única entre bebé y mamá, nadie más puede meterse en ello.

Si estás embarazada o estás comenzando a lactar te invito a que leas y busques mucha información, muchos profesionales de la salud y familiares desinformados tratarán de boicotear tu lactancia por las razones que sean, para muchos el introducir leche de fórmula es fácil cuándo en realidad la lactancia tiende a serlo mucho más, solo tienes que aprender a cogerle su truco, trabajes o no, será sacrificado pero valdrá la pena, te lo aseguro.


¡Que Viva La Lactancia Humana!


Espero te haya gustado este post, recuerda seguirme en mis redes sociales Facebook e Instagram
Gracias por leerme, hasta luego.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.